SAT | La Factura Electrónica 3.3

FACTURACIÓN ELECTRÓNICA / PUNTO DE VENTA / SISTEMA ERP / SOFTWARE PARA RESTAURANTES  APRIL 9, 2018

Con el inicio de año no solo llegaron miles de propósitos y deseos de éxito para empresarios, sino que también se implementó de manera obligatoria el Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI 3.3), por parte del Sistema de Administración Tributaria (SAT).

Pero antes de adentrarnos en los cambios que llegaron con el 2018, debes conocer un ese constante en nuestras declaraciones fiscales, el CFDI y la importancia que tiene en México.

Llegó a nuestro país de manera oficial en el 2011 y es un comprobante que utiliza los estándares del SAT, en términos tecnológicos se trata de un documento digital en formato XML con cuatro características esenciales.

1.      Integridad: La información contenida en un Comprobante Fiscal Digital por Internet es imposible de modificar. 

2.      Autenticidad: En todo momento la identidad del emisor del CFDI puede comprobarse a través de su Certificado de Sello Digital.

3.      Único: Cada comprobante tiene registrado un identificador que lo proporciona el Proveedor Autorizado de Certificación (PAC) que lo convierte en único ante su destinatario y ante la Administración Tributaria.

4.      Verificable: Bajo ninguna circunstancia la persona que emitió el comprobante puede negar haberlo hecho.

Tras repasar los puntos básicos del Comprobante Fiscal Digital por Internet pasemos a su versión 3.3, la cual comenzó su vigencia a mediados del 2017 pero se hizo oficial, por parte del SAT el 1 de enero del año en curso.

El Sistema de Administración Tributaria publico unos requisitos para que los contribuyentes confirmen que están emitiendo el mencionado comprobante digital de manera correcta. Para empezar, la forma y método de pago se aprecian con claves, pues el CFDI 3.3 debe tener una clave de los productos y servicios compuesta por ocho dígitos.

A cada uno de los servicios o productos registrados se les puede verificar los descuentos e impuestos que se aplican, si es que estos aún continúan vigentes.

El lugar de expedición del comprobante digital, será únicamente identificado con el número de Código Postal.

En la versión 3.3 se integra la información utilizando patrones y catálogos que hacen que la posibilidad de cometer errores durante su elaboración, disminuyan considerablemente.  Igualmente se hace uso de validaciones aritméticas que son de utilidad, ayudan a ver que los cálculos reflejados en una factura no sean incorrectos, lo que ayuda a disminuir las cargas administrativas y contables para los contribuyentes.

Con esta actualización el SAT pretende eliminar con el paso de los años:

·         Las declaraciones informativas

·         Ofrecer declaraciones de impuestos pre llenadas

·         Simplificar la contabilidad electrónica.

Facturacion_Electronica_3_3

Con el objetivo de mejorar la calidad de la información recibida por el SAT, los cambios en la facturación fueron variados, algunos de los más destacados son los siguientes:

·         Un total de 22 nuevos formatos de estructura, 17 catálogos y 46 reglas de validación. Entre los mencionados 22 campos destaca el uso de CFDI, régimen fiscal del emisor, número de registro tributario, uso del CFDI para el receptor entre otros.

·         De los 17 catálogos, posiblemente los más ‘complejos’ sean: código postal; clave en unidades de medida, clave- producto- servicio, este en particular ya que ahora se tendrá que elegir la clave del producto o servicio de entre más 50 mil códigos.

·         Igualmente se añadieron 46 reglas de validación, de entra las cuales destacan el RFC del receptor, zona horaria basada en el Código Postal y régimen fiscal.

La intención del SAT para realizar los mencionados cambios  es unificar y tener un mejor control en el registro y presentación de la información fiscal, todo partiendo del contenido de las declaraciones y comprobantes fiscales digitales  que envían los contribuyentes.

Ante estos cambios se deben tomar varios puntos en cuenta para cumplir con las nuevas disposiciones fiscales de la forma más transparente posible para poder así emitir y recibir correctamente los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet, en esta su versión 3.3.

Con varios meses desde que entró en vigor, muchos contribuyentes han manifestado que el camino a dicha actualización no ha sido fácil, pues las interrogantes abundan, sobre todo respecto al llenado lo cual hace que aumenten los temores acerca de realizar las declaraciones incorrectas.

Mientras tanto el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha mencionado en su página que el CFDI 3.3 tiene muchos beneficios, entre los cuales destacan la disminución de costos para las empresas en términos de la realización de la contabilidad.

Sin embargo, para muchos estas ventajas aún no se hacen presentes pues todavía destinan una parte importante de recursos humanos y económicos para hacer la implementación de la nueva versión, de la cual aún hay varias preguntas como:

¿De qué manera se debe expresar la información del producto?

Aunque desde la versión pasada este campo ya existía con las actualizaciones los contribuyentes  deben relacionar su producto con la mencionada clave, el miedo de los contribuyentes radica en que si no son exhaustivos en la relación del producto o servicio en cuestión no se podrán realizar las deducciones correspondientes para efectos del ISR o IVA.

Ante las constantes dudas de los contribuyentes reveló que, aunque sí es obligatorio relacionar con el catálogo del SAT, no significa que deba de realizarse de manera exhaustiva para que sea deducible, ya que la deducibilidad depende de que el servicio o bien sea estrictamente indispensable para los fines de la actividad del contribuyente.  Hizo hincapié que en este aspecto no hay ningún cambio respecto a la versión predecesora y que lo único que se incorporó es la clave del producto o servicio de acuerdo a sus catálogos.  SAT.

Errores en el campo Uso de CFDI

Definitivamente otra de las secciones que más dolores de cabeza generan es el campo: “Uso del CFDI”, en el cual se pretende reflejar el tipo de gasto que ampara la factura que se está tramitando.

Esencialmente en este espacio se debe colocar el tipo de mercancía, es decir: mobiliario, honorarios médicos etcétera. La mayor dificultad en este espacio es que se desconoce algunas veces la utilización que le dará el receptor al comprobante, para esos casos existe la opción “por definir”. Pero el SAT recomendó no abusar de esto ya que podría resultar contraproducente para la contabilidad del contribuyente.

Ahora para tranquilidad de muchos, el SAT ha informó también que, de haber un error en este campo, no será necesario cancelar la emisión de la factura para emitir otra, pues este “desperfecto” no afectará su validez para deducir o acreditar impuestos y además mediante los registros y su contabilidad, el error podrá ser declarado.

El campo Forma de pago

El campo de “Forma de pago” hace referencia directa a la que se realizó el pago por el producto o servicio proporcionado, se debe especificar si este se realizó en efectivo o mediante una tarjeta de débito.

Las opciones para esta sección son demasiadas pues se podría poner que el pago fue mediante efectivo, transferencia electrónica, cheque nominativo, dinero electrónico, vales de despensa, etc., por ello es importante revisar todas posibilidades.

Cabe destacar que únicamente se pude hacer mención de una forma de pago, sin embargo, en caso de necesitar declara más de una, se deberá incluir la clave de la forma de pago con la que se liquide la mayor cantidad.

Con tantos cambios y nuevas modalidades, se podría pensar que el CFDI 3.3 no tiene ninguna ventaja para los contribuyentes, pero ciertamente hay algunos puntos a favor como, por ejemplo:

·         Validas de manera automática el RFCGracias a la llegada de la nueva factura el PAC debe validar antes de timbrar, que el Registro Federal de Contribuyentes del receptor esté dado de alta en el SAT para así no cometer equivocaciones de emisión.

·         Simplificación de facturas y conciliación de pagosAl incorporar más campos a llenar y más catálogos la deducción del producto se vuelve más específica en cierto modo, concretando su búsqueda sin tantas trabas.

·         Descripciones a detalle para los clientes: Al utilizar el nuevo Catálogo de Productos y Servicios el cual utiliza una clave que se asigna a cada operación facturada, esta desglosa en distintas secciones las características del producto o servicio.

·         Se automatizan procesos entre contribuyentes y el SAT: Al facturar de esta nueva manera ayudas a cruzar información entre emisores y receptores de Comprobantes Fiscales por Internet, por lo que el archivo del contribuyente estará más nutrido en la base de datos del SAT.